Señales de Vida. Dekuba expone en la Galería Wifredo Lam

Algunas reflexiones de su curador, Nelson Herrera Ysla

Por primera vez en una exposición, arquitectos y diseñadores cubanos a inicios del siglo XXI, sin proponérselo, representan una vanguardia viva, tenaz, insólita y solitaria en medio de las enormes dificultades experimentadas por nuestra economía y sociedad. Ninguno de ellos cede un ápice ante el crecimiento de obstáculos en sus respectivas disciplinas, desde contar con herramientas obsoletas de trabajo hasta deformaciones infligidas a sus derechos autorales una vez concluidos sus proyectos y obras. Sin embargo, a todos los asiste el mismo entusiasmo y pasión por contribuir a cualificar dignamente el entorno en que vivimos. Nada les desanima ni desorienta y su satisfacción mayor es constatar que no hay nada imposible porque conocen perfectamente el terreno que pisan, y comprender también que no hay contradicciones insalvables entre la precariedad material y el talento y la imaginación...

Desde empresas constructoras y de proyectos, desde sus propias casas, desde modestas fundaciones, desde sus talleres individuales, uno los ve lidiando con lucidez y aunando esfuerzos y voluntades, dispuestos a batallar siempre para hacer de la arquitectura y el diseño industrial un componente imprescindible de la vida. Su fidelidad a la cultura cubana, al país donde viven, a la sociedad a la que pertenecen, es impresionante, comprobada de hecho en su trabajo cotidiano aquí en Cuba y en los numerosos eventos internacionales a los que asisten en cualquier latitud del planeta para intercambiar experiencias profesionales y ver crecer sus ideas en espacios y objetos...

Con esta exposición, incompleta seguramente -ya que no están quizás todos los que son a lo largo y ancho de la Isla- aspiramos a contribuir a un más que deseado llamado de atención y respeto hacia este loable esfuerzo de arquitectos y diseñadores por superar los magros niveles que prevalecen en materia de diseño en tantas instancias de nuestras vidas y que, lamentablemente, continúan multiplicándose en tantas ciudades, pueblos y rincones apartados de nuestra geografía insular.

© Luis Ramírez + Miguel Garcés. |contacto|curriculum|mapa google